Un texto inédito de María Zaragoza

LO MÁS OPUESTO


Dice que le importa bien poco lo que me pase a mí, por no hablar de mis historias y de mi perro. Dice con los ojos que se ha vuelto frío el aire entre nosotras porque me he pasado esta vez de castaño oscuro y que está hasta más arriba de que me comporte como si el mundo fuese un drama perpetuo y yo su torturada protagonista, siempre con la mano en el pecho, siempre hecha polvo porque el mundo no me comprende, maldita sea. Me dice que recoja mis cosas, que abra el armario y saque los pedazos de corazón que he dejado dentro. Me gustaría poner alguna excusa, decir que ha sido todo por amor, pero sólo me sale hacerme la víctima de nuevo, porque es lo que mejor sé hacer. Hablo de las películas que veo, de los libros que leo, de música de los años veinte tocada por vientos cantarines y violines tristes. Y digo que nadie me comprende justo cuando ella, con su mirada más furibunda, me escupe que sí, que ella me comprendió, que se desvivió por mí y que así se lo pago, traición por comprensión, extraño intercambio. Voy recogiendo mis cosas despacio, los cuadros que le pinté, los libros que le presté, todo, no quiere nada mío. Dice que he vuelto a utilizarla y que está muy cansada ya, que no quiere que me aproveche de ella, que no quiere ver cómo me autodestruyo porque alguna vez me quiso aunque ya no…
-Ya no, ahora me da igual. –Dice- Así que por lo menos no quiero verlo. Haz lo que te de la gana pero no cuentes conmigo.
Y es entonces que se me pasa por la cabeza. Estoy parada frente a ella y no se me había ocurrido hasta ese momento. Cojo las tijeras de bordar de encima de la mesa. Ya he estado bebiendo otra vez, ya he estado drogándome y acostándome con gente sólo porque ella lo viera, he utilizado su influencia para conocer personas importantes, me he burlado de sus amigos para hacerle daño sin saber muy bien porqué. No quiere verlo, así pues no lo verá. Me tiemblan las manos cuando inserto las tijeras en el ojo derecho. La oigo gritar, pero no me detengo, es justo, total no quiere verlo. Ella es lo más opuesto a mí y si no quiere ver cómo me destruyo que así sea. Voy al otro ojo, hace falta mucha fuerza de voluntad para hacerlo, pero lo hago a pesar de sus gritos de su manía de aleccionarme como si fuera mi madre. ¡Basta!, le grito yo, ¡deja ya de gritarme qué debo hacer o no! Y entonces lo último, la última imagen, lo más opuesto a mí, sí: ella negando tuerta desde el reflejo del espejo salpicado de sangre, y luego la punta de las tijeras acercándose para dejarme en la más completa, en la más beatífica de las negritudes, antes de desmayarme recordando a Edipo, no sé muy bien por qué.

María Zaragoza nació en Madrid en 1982, aunque se crió en Campo de Criptana, Ciudad Real. De madre maestra, su primer juguete fue un libro de cartón. Desde entonces desarrolló su pasión por las letras, que a la edad de siete años le llevó a ganar su primer concurso de cuento a nivel escolar. Ha publicado en tres antologías: La roca de Sísifo, en la antología de Jamais (2000), Carta de amor de un hombre aburrido y Grita fuego en Capítulo tres: Lee (Cuentos del claustro alto, 2005) y El pito del sereno en la Antología del Museo Arqueológico de Córdoba (2006). Su cuento El sol del patio fue seleccionado para publicarse en la revista de los patios de Córdoba en el 2005. En el 2000 publicó su primer libro en la editorial TAU, una recopilación de relatos titulada Ensayos sobre un personaje incompleto. En el mismo año se instaló en Madrid, donde comienza psicología y filología hispánica. En el curso lectivo 2004-2005 fue becada en la tercera promoción de la Fundación Antonio Gala para jóvenes creadores donde escribió Realidades de humo (Belacqva, La otra orilla, 2007). De nuevo con Belacqva publicaría al año siguiente su novela Tiempos gemelos. Ha adaptado a cómic su relato Cuna de cuervos (Parramón, 2009) junto al dibujante Dídac Pla. En la actualidad escribe simultáneamente el guión de cómic, una novela y un libro de relatos.

Anuncios

~ por pajarosapuntodevolar en febrero 13, 2010.

6 comentarios to “Un texto inédito de María Zaragoza”

  1. Maria,mariaaa..!!! Como ves ya emos visto el Comentario..!!

  2. Excelente tragedia la de nuestros días, esta que nos trae María Zaragoza, me ha encantado su narrativa. El ente femenino en lucha consigo misma por hacer prevalecer su YO. Una lucha angustiante donde finalmente cae el ELLO, vencido por un SUPERYÓ altamente crítico. En esta ocasión -demasiadas veces es así para muchas mujeres-, vence Thanatos sobre Eros.

    Un abrazo,
    Montse.

  3. Hola Mari, soy Helen de Ubrique. Me encanta escucharte, aunque sea a través de estas palabras. Tu madre me tiene más o menos al día, pero ya tengo ganas de veros a todas. Sigue hasta siempre con tu sueño y lo conseguirás; bueno, ya has empezado a conseguirlo.
    Suerte y cariñitos.
    Helen.

  4. Me ha encantado leer estas narracion,ya sabes que yo he leído algunos de tus libros, sigue que seguro que llegaras muy alto. Un abrazo muy grande

  5. Me ha impresionado tu narración, tienes madera de escritora sin duda.
    Un saludo
    Misi

  6. Hola María, soy Francis. Sabes que me encanta tu forma de escribir. En este caso te has superado. Has conseguido que me incomode, que me remueva por dentro, que me den arcadas. Es impresionante como puedes con solo tus palabras crear emociones tan tan tan fuertes. Genial. Como sabes lo mucho que te quiero, te voy a poner algo de crítica. La próxima vez remueve mi interior con placer porque desde luego con tragedias lo haces perfecto. Besos, besos y mil besos para toda tu famili

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: